Formas de pago

¿Pronador o Supinador?

En Totsport te proponemos una manera muy sencilla de conocer si eres pronador, supinador o neutro. Tu tipo de pie puede ayudarte a identificar tu nivel de pronación y, por consiguiente, indicarte qué tipo de zapatilla running es la adecuada para tu pie. No obstante, para cualquier duda deberás consultar con un especialista podólogo biomecánico y/o deportivo.

Para el auto test necesitas disponer de un recipiente poco profundo lo suficientemente amplio para que quepa tu pie (por ejemplo, la fuente de horno), agua y un papel (tipo cartulina, periódico o de una bolsa).

1.Pon una fina capa de agua en un recipiente.

2.Introduce tu pie para humedecer su planta.

3.Retira el pie, y pisa sobre un papel.

4.Levanta el pie del papel y observa la huella que ha dejado.

A continuación, compara tu huella con las siguientes marcas para saber tu tipo de pie.

Plano, neutro o cavo, indican el "arco" de la planta del pie. Normalmente, un tipo de "arco" conlleva que la pisada sea sobre-pronadora, pronadora o neutra, o supinadora.

¿Qué zapatillas debes utilizar según tu tipo de pie?

Si tu pie es neutro, tienes el tipo de pie más común y, probablemente, eres un pronador normal con lo que puedes utilizar casi cualquier zapatilla, pero te adaptarías mejor a una zapatilla con estabilidad que proporcione un apoyo del arco moderado (o estabilidad media). Los corredores de peso ligero con arco normal, pueden preferir zapatillas con amortiguación neutra sin ningún apoyo añadido, o incluso una zapatilla de competición que ofrezca algo de apoyo pero menos peso, para lograr una sensación de mayor rapidez.

Si tu pie es cavo, es probable que seas un supinador. A los supinadores les van mejor las zapatillas con amortiguación neutra porque necesitan una media suela más blanda que estimule la pronación. Es vital que las zapatillas de un supinador no tengan mecanismos de estabilidad adicional para reducir o controlar la pronación, tal como lo haría una zapatilla con estabilidad o control de movimiento.

Los pies planos corresponden normalmente a un sobrepronador por lo que necesitas zapatillas con estabilidad, que utilizan mecanismos tales como medias suelas de doble densidad y “postes” de apoyo para reducir la pronación y son mejores para sobrepronadores medios a moderados, o bien zapatillas con control de movimiento, que tienen dispositivos de apoyo más firmes y son más adecuadas para sobrepronadores severos, así como para corredores altos y pesados (por encima de 75 kg).